Hiperhidrosis

hiperhidrosis axilar

La hiperhidrosis es una enfermedad caracterizada por una excesiva producción de sudor ecrino en uno o varios niveles del cuerpo, de forma crónica; condicionando las relaciones personales y las actividades sociales.

La hiperhidrosis es un exceso de sudoración que se localiza generalmente en axilas, palmas de las manos y plantas de los pies. A veces puede darse en otras zonas del cuerpo como la cabeza y el rostro.

La toxina botulínica, en éste caso Botox® o Dysport®, constituye la única solución no quirúrgica para eliminar el exceso de actividad de las glándulas sudoríparas de manera temporal que reduce significativamente el sudor en la zona tratada, como por ejemplo en las axilas. Es un tratamiento bien tolerado, seguro y de gran eficacia que mejora la calidad de vida del paciente.

hiperhidrosis_palmar_I
Tratamiento de la hiperhidrosis con Toxina Botulínica

Tras realizar una exhaustiva historia clínica para determinar si está o no indicado el tratamiento con Toxina botulínica, se realiza una prueba para delimitar la zona de sudoración.
Entonces, mediante microinyecciones con agujas muy finas se administran pequeñas dosis de toxina botulínica en la zona definida.
El paciente puede hacer vida normal de forma inmediata.

Resultados

Se ha demostrado científicamente que cerca del 90% de los pacientes después de una única sesión suda mucho menos o nada.
La disminución del sudor empieza a notarse al cabo de dos o tres días de manera progresiva y puede durar entre cuatro meses y un año, dependiendo de las características particulares de cada caso.
En el caso de la hipersudoración axilar, la duración media de los efectos es de unos siete meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *